Acné

El acné afecta a la mayoría de las personas en alguna etapa de su vida, en la adolescencia es más común por estar asociada a los cambios hormonales característicos de la pubertad.

El impacto del acné en los jóvenes puede dejar huellas severas que van más allá de la piel, pueden marcar dramáticamente la autoestima de una persona.

Durante la pubertad aumentan de manera significativa los niveles de andrógenos (hormonas) en el organismo haciendo que  se aumente la producción de sebo por las glándulas sebáceas presentes de manera abundante en la cara, pecho y espalda.

Algunas personas no pueden eliminar estos residuos de manera adecuada y poco a poco se taponan los poros de la piel causando puntos blancos conocidos como comedones cerrados y/o puntos negros, también conocidos como comedones abiertos.  Los dos son una forma de acné no inflamatorio.

Adicionalmente existe una proliferación de las  bacterias presentes en los folículos ocasionando lesiones inflamatorias como las pústulas, nódulos o quistes que tienden con frecuencia a dejar cicatrices residuales.

Las causas del acné son múltiples, entre ellas se encuentran:

– Factores hereditarios, predisposición genética.- Aumento en el nivel de andrógenos (hormonas), que estimulan la producción de sebo.- Acumulación de sebo y células de la piel que no se descaman de la manera adecuada y taponan el conducto de salida de la glándula sebácea.- Aumento de bacterias como el Propionibacterium acnes que irritan e inflaman la unidad pilosebácea.

Es importante tener en cuenta las siguientes recomendaciones para el cuidado de la piel y así lograr que las manifestaciones del acné no sean tan severas.

– Utilizar productos para el cuidado de la piel que no sean grasosos (no comedogénicos), que no contribuyan a taponar los poros de la piel.  Hay que tener especial cuidado con el maquillaje ya que con frecuencia por disimular las lesiones de acné usamos  productos que pueden empeorar la situación.- No se debe frotar muy fuerte la piel cuando se lave o seque, ni tampoco debe lavarse con mucha frecuencia ya que se estimula la producción de sebo y se puede empeorar la situación.- Evite tener el pelo sobre la cara para intentar camuflar las lesiones, esto lo único que hace es añadirle grasa a la piel y empeorar el problema.- Evite realizar extracción de las lesiones en casa o realizar limpiezas faciales en lugares sin el suficiente  entrenamiento dermocosmético, ya que con esto lo único que se consigue es generar irritación, mayor inflamación y formación de nuevas lesiones al igual que cicatrices en muchas ocasiones irreversibles.

Contacto